sábado, 29 de mayo de 2010

La ausencia del padre durante la infancia multiplica por tres el riesgo de lesbianismo


Las niñas criadas sin padre que, ya crecidas, no practican una religión, tienen incluso cinco veces más riesgo

Las mujeres que se criaron en hogares donde faltaba su padre biológico tienen tres veces más posibilidades de haber practicado el lesbianismo que las que crecieron con su padre en casa.

Además, las mujeres que nunca acuden a servicios religiosos también ven triplicada su probabilidad de practicar el lesbianismo que las que sí acuden al templo o a la Iglesia semanalmente.

Si se combinan ambas cosas (ausencia de padre biológico en la infancia y ausencia de práctica religiosa al crecer), la probabilidad de haber tenido al menos una pareja lesbiana en el último año se multiplica casi por cinco respecto a las mujeres que se criaron con su padre y hoy acuden a servicios religiosos semanales. En el primer grupo, un 9,5% de las encuestadas han tenido una pareja del mismo sexo; en el segundo grupo, el de las mujeres criadas con sus padres que hoy practican una religión y acuden a los servicios semanalmente, la pareja lesbiana se da sólo en un 2,1% de casos.

Estos son los resultados más llamativos de un estudio con datos recogidos en 2002 de 7.643 mujeres de entre 14 y 44 años, a partir de las estadísticas del "National Survey of Family Growth" llevado a cabo por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. El análisis de los datos corrió a cargo de Patrick F. Fagan, director del Marriage and Religion Research Institute (MARRI) y de Paul Sullins, del Departamento de Sociología de la Catholic University of America.

"Esta investigación socava la afirmación que decía que la homosexualidad es en su mayor parte de origen genético o biológico", afirmó Fagan. El investigador señala que ya se había estudiado el efecto de la madre en el desarrollo sexual de la niña, pero la novedad ahora es que "estos datos parecen indicar que el padre juega también un papel crucial en el desarrollo sexual de la hija".

"Con la ruptura continuada de familias es razonable esperar un aumento en el comportamiento homosexual de las mujeres. Las dificultades en el desarrollo de identificación sexual con el padre del mismo sexo aumentarán allí donde hay una ruptura del enlace entre los padres", añade Fagan.

El estudio completo está aquí (en inglés, en PDF):
http://downloads.frc.org/EF/EF10E29.pdf

jueves, 13 de mayo de 2010

Abominable: Contradiciendo al Papa y el Magisterio de la Iglesia, Radio María de Argentina se extravía en los errores de la teología gay

Desde diversos blogs católicos argentinos se está denunciando que durante el programa «Entre Nosotros» de Radio María Argentina emitido en la mañana del 11 de este mes de mayo, la presentadora Gabriela Lasanta hizo una absoluta apología al «derecho» de que los homosexuales sean tales, incluyendo el matrimonio entre ellos. En los quince minutos finales del programa un sacerdote, basándose en las teorías del protestantismo liberal, reinterpretó los pasajes de la Biblia los pasajes sobre Sodoma y Gomorra, afirmando que en ninguna parte de la Escritura se especifica que el pecado de Sodoma fuera la homosexualidad. Se da la circunstancia de que Radio María Argentina es la única emisora de Radio María Internacional cuyo control total depende de los obispos. En este caso, los de la Conferencia Episcopal Argentina.

Durante el programa de la mañana en la jornada del 11 de mayo de 2010, la conductoraGabriela Lasanta hizo una absoluta apología al “derecho” de que los homosexuales sean tales, incluyendo el homomonio. Y no solamente eso, sino que en los 15 minutos finales de la audición llamó a un sacerdote herético que toma su información de fuentes homosexuales protestantes, quien reinterpretó en la Biblia los pasajes de la exterminación de Sodoma y Gomorra, afirmando que en ninguna parte de la Biblia especifica que el pecado de Sodoma era la homosexualidad, afirma que toda la población de la ciudad que incluía hombres y mujeres (concluyendo que las mujeres querían tener relaciones con los visitantes, que no serían en ese caso homosexuales), los cuales querían mantener relaciones con los visitantes que eran ángeles enviados por Dios, y que por tanto lo que querían era una relación no humana sino con seres superiores al hombre, y como cereza del postre dijo que el pecado de Sodoma y Gomorra por el cual fueron exterminadas fue “la falta de hospitalidad”, lo cual constituía algo gravísimo para la mentalidad del Cercano Oriente.

Solamente viendo el logotipo con la falsa aparición de Medjugorje debería bastar

Efectivamente, los argumentos expresados por el sacerdote que hizo uso de la palabra, pertenecen a una traducción adaptada del ingés de “A Study of Issues concerning Homosexuality” Report of the Advisory Committee of Issues Relating to Homosexuality. Lutheran Church in America” del año l986, cuyo autor es el Dr. Forster S. McCurley, PH.D. Es decir, se trata de un reporte de un comité asesor de cuestiones relacionadas con la homosexualidad de la iglesia luterana de Estados Unidos ¿Será por eso que no tiene nada que ver con la voz del Papa?

El soberbio sacerdote, quien se presenta como exégeta de la Biblia, pretende con ello un argumento de autoridad, y que se confíe en la veracidad de sus falsas palabras. La ignorancia, intencional o perversa, desbordó en sus palabras. Seguramente, el conocimiento del que se habla en el Antiguo Testamento cuando se refiere a un varón respecto de una mujer, este exégeta interpreta que se trata de un acto intelectual contemplativo… Es más, según el sacerdote entrevistado, nadie sabe cuál es el pecado de Sodoma. ¿Será así? ¿No es claro cuál es el pecado?

¿LA SANTA ES SODOMITA?

El sacerdote no terminó completa la versión, porque se limitó a decir que los sodomitas que querían violar a los visitantes que eran huéspedes de Abraham eran “hombres y mujeres”. La fuente referida, además, les atribuye a tales hombres y mujeres el carácter de “santos”. Efectivamente, para el Dr. Forster S. McCurley, sodomita es sinónimo de “hombres y mujeres santos”, y por tanto la homosexualidad es una comunicación con la santidad.

Transcribimos a continuación las expresiones heréticas y falsa interpretación bíblica: “La palabra hebrea qadesh y su femenino qadeshah significa simplemente hombre santo y mujer santa respectivamente. Es claro, a partir de la terminología, que el tema no es la prostitución ni la homosexualidad en general, sino un determinado uso específico del sexo con fines cúlticos… Por lo tanto, la prohibición de Deuteronomio 23:17 y el juicio contra los “hombres santos” y las “mujeres santas” no tiene nada que ver con la prostitución o con la sodomía…”

¿Se comprende la gravedad de lo que está difundiendo Radio María, y las fuentes que utilizó el sacerdote que nada tiene que ver con el Magisterio de la Iglesia Católica? Muchos católicos se comunicaron con Diario Pregón de La Plata expresando sus quejas por semejante contenido de Radio María, y solicitando que se cambie la estación por la de EWTN RADIO CRISTIANDAD.

GRAVES PECADOS

Gn 18, 20: Dijo, pues, Yahvé: “El clamor de Sodoma y Gomorra es grande, y sus pecados son extraordinariamente graves”.

19, 4-11: “Mas antes que fueran a acostarse, los hombres de la ciudad, los sodomitas, que habían cercado la casa, todo el pueblo junto, desde los jóvenes hasta los viejos, llamaron a Lot y le dijeron: “¿Dónde están los varones que han venido a ti esta noche? Sácanoslos para que los conozcamos”. Lot salió a la entrada donde ellos estaban, y cerrando tras sí la puerta, dijo: “Os ruego, hermanos míos, no hagáis esta maldad. Mirad, tengo aquí dos hijas que aun no han conocido varón. Os las sacaré fuera; haced con ellas como bien os parezca, pero no hagáis nada a estos varones; pues para eso se han acogido a la sombra de mi techo”. Mas ellos respondieron: “¡Quítate allá!” Y añadieron: “¡Este individuo que vino como extranjero, quiere hacerse juez”. Ahora te trataremos a ti peor que a ellos. Y arrojándose sobre el hombre, sobre Lot, con gran violencia se acercaron para forzar la puerta. Enconces los (dos) varones alargaron la mano y metieron a Lot dentro de la casa donde estaban, y cerraron la puerta. Y a los hombres que estaban a la puerta de la casa los hirieron con ceguera, desde el menor hasta el mayor, de modo que se fatigaron (inútilmente) por hallar la puerta”

Mons. Juan Straubinger, un extraordinario conocedor de Griego, Hebreo, Latín y muchos idiomas de su tiempo, tradujo la Biblia con notas inspiradas en la Patrística. Por ello, en la nota del Génesis 18, 20, afirma: “el pecado de Sodoma consistió en la perversión del orden de la naturaleza, vicio que se llama sodomía (véase 19,4 ss). El diálogo entre Dios y Abrahán enseña cómo Dios detiene su ira por amor e intercesión de los santos; muestra, además, la asombrosa llaneza de Dios en su trato con los hombres, y la rectitud de corazón del patriarca”. Asimismo, en la nota al versículo 5 del Capítulo 19 del Génesis consigna: “la perversa multitud, que ni siquiera respetaba el derecho de hospitalidad, intenta cosas abominables contra los huéspedes. Así se deduce de la respuesta de Lot, quien, para salvarlos, promete entregar a los malvados sus propias hijas, con tal que dejen en paz a los extranjeros. Notemos que éstos eran ángeles y figura de la divina Trinidad (véase Gn 18, 2 y nota). Hasta eso llegó la bestialidad carnal de los hombres. Aquí se ve que las escenas crudas de la Sagrada biblia, que algunos miran farisaicamente como escandalosas, son de la más alta edificación, enseñándonos que somos capaces de todas las monstruosidades, y mostrándonos la necesidad de la Redención”.

LA BIBLIA LATINOAMERICANA

Por otra parte, para no ser señalados como “más papistas que el Papa” ni de muy “ortodoxos”, vamos a citar la nota de la Biblia Latinoamericana: “El salar del Mar Muerto y las ruinas de dos ciudades destruidas por terremotos, Sodoma y Gomorra, proporcionaron tal vez una ocasión para reflexionar. No olvidemos que en ese tiempo los hombres veían castigos de Dios en las catástrofes, y su bendición en la prosperidad. De ahí nació el presente relato, como una manera de enseñar algunas verdades:el respeto a los huéspedes, que hay que acoger siempre como ángeles de Dios;el horror a la homosexualidad.Sodoma y Gomorra quedarán en la historia sagrada como nombres trágicos, pruebas de que uno no debe burlarse de los juicios de Dios o tomarlos a la ligera. Los profetas recordarán esta catástrofe al amenazar a los que se niegan a convertirse (ver Isaías 1,9; Ez 16,49), y también Jesús en el Evangelio (Mt 10,15; Lc 17,29).El presente relato no olvida subrayar, en la persona de Lot, que Dios nunca olvida ni a uno siquiera de sus hijos, aunque se hallen aislados en medio de los malos.La respuesta de Lot (v. 8) nos parece increíble. Corresponde, sin embargo, a las ideas de aquel tiempo. La hospitalidad era un deber sagrado; en cambio a las mujeres se las consideraba como personas de segunda clase. Ver algo muy parecido en Jueces 19”.

Como vemos, existe una coincidencia en el grado de degradación había sido tal en Sodoma y Gomorra, que no caben dudas: si tales personas vivían en lo antinatural como algo común, frecuente y asumido, para nada iban a respetar principios naturales o lo Sobrenatural aunque se manifestase entre ellos.

En Deuteronomio 23, 17 Dios dice: “No haya prostituta entre las hijas de Israel; tampoco haya prostituto entre los hijos de Israel”. ¿Qué significa esto? Mons Straubinger lo esclarece en su nota. Los pueblos circunvecinos a Israel “admitían la prostitución cultural. En sus santuarios podían instalarse rameras (hierodulas), que fornicaban con los peregrinos y les cobraban por ello dinero. Había también hierodulos, que aquí se llaman “perros”, como en el Apocalipsis (Ap. 22, 15) y tal vez en Ecli 13, 22. En otros lugares se les da el nombre de afeminados (I Cor 6, 9). Cf. III Rey. 15, 12; 22, 47. Este rechazo que Dios hace del dinero obtenido a costa del pecado, muestra cuán abominables son para Él muchas de las llamadas fiestas de caridad, donde se baila y se estimula el vicio del juego y de la bebida so capa de amor a los pobres.”

LO HORRIPILANTE

Acerca del pasaje del libro de los Jueces XIX, 22-25, Mons Straubinger comentaba: “Hijos de Belial: hijos del diablo, hombres malvados. La Vulgata vierte: hombres sin yugo. Se deduce de la conducta de estos malvados que consideraban a los huéspedes como pasta de sus pasiones perversas. Véase un caso semejante en Gén 19,5”. Y al versículo comenta: “El levita pecó gravísimamente, entregando él mismo a su pobre mujer en manos de los hombres de Gabaá para que la violasen. Para él la mujer era una esclava, si no ya una mercadería que el marido podía vender para salvarse a sí mismo. Si hubiese tenido más confianza en Dios, ¿quién sabe si no se hubiera repetido el milagro de Sodoma, donde Dios castigó con ceguera a los perversos (Gén. 19, 11)? Dios libró a la infeliz mujer de la obligación de seguir viviendo con su brutal marido, el cual, al día siguiente, la encontró muerta con las manos clavadas en el umbral de la casa, donde él mismo comía y bebía a costa de la vida de su mujer. La Sagrada Escritura narra estas cosas perversas para llenarnos de aborrecimiento, y para mostrarnos que el hombre sin moral se convierte en un bruto animal. Nos admiramos de estas cosas en semejante lugar, dice el P. Scio, pero no pensamos en las iguales y tal vez peores que suceden hoy en pleno Nuevo Testamento. Esta miseria humana, que demuestra la necesidad de la Redención, lejos de escandalizarnos produce una humillación saludable que es uno de los más grandes frutos de la lectura de la Sagrada Escritura. Las palabras de Dios son siempre castas como la plata examinada al fuego, probada y siete veces depurada (S. 11, 7).”

El tema puede continuar con un tratado acerca de lo que la Biblia y la Tradición de la Iglesia Católica indican sobre la cuestión homosexual, fundamento del motivo por el cual la aprobación de leyes que pretendan derogar la moral natural son absolutamente nocivas para la sociedad, motivo por el cual no es indiferente a las personas en la actualidad o en el futuro. Una opinión recibida por nuestro medio, desde la indignación de la protesta, dijo: “Entonces esta radio tiene que cambiar de nombre… deben llamarla Radio Marica”. Otro, con tono de burla, expresó: “Radio María, la herejía de este día junto a vos”.

(InfoCatólica) Los argumentos expresados por el sacerdote que hizo uso de la palabra, pertenecen a una traducción adaptada del ingés de “A Study of Issues concerning Homosexuality” -Report of the Advisory Committee of Issues Relating to Homosexuality. Lutheran Church in America- del año l986, cuyo autor es el Dr. Forster S. McCurley, PH.D. Se trata por tanto del informe de un comité asesor de cuestiones relacionadas con la homosexualidad de la iglesia luterana de Estados Unidos.

En su programación para el jueves 13 de mayo de 2010, entre las 9.20 y las 13 h, hora local argentina, Radio María tiene previsto abordar el tema: “Matrimonio Gay: Aspectos teológicos y humanos”, en el programa mencionado. En la propia web de Radio María se anuncia, entre otras, una entrevista a Marcelo Saenz, de Cegla (Cristianos, gays, lesbianas, trans y bisexuales).

Depende de los obispos argentinos

InfoCatólica ha podido saber que Radio María Argentina es la única red de emisoras asociadas a Radio María Internacional cuyo control depende por completo de la jerarquía de la Iglesia.


Vía: Radio Cristiandad e Infocatolica