miércoles, 14 de julio de 2010

200 mil argentinos defendieron matrimonio y familia frente al Congreso

BUENOS AIRES, 13 Jul. 10 / 09:35 pm (ACI)


En una histórica movilización, unos200 mil argentinos llegados de todo el país se congregaron esta tarde frente al Congreso de la Nación para defender la familia y el matrimoniocomo la unión entre varón y mujer ante los intentos por legalizar el “matrimonio” entre personas del mismo sexo y conceder a estas parejas la adopción de niños.

A pocas horas de que el Senado trate un polémico proyecto de reforma del Código Civil sobre este tema, ya aprobado por la Cámara Baja, los manifestantes se dedicaron aproclamar el valor del matrimonio y la necesidad de proteger la familia.

Según informó la agencia católica AICA, “el acto, convocado por el Departamento de Laicos de la Conferencia Episcopal Argentina (DEPLAI), junto con agrupaciones de otros credos y de la sociedad civil, tuvo carácter pacífico y contó entre otras cosas con números artísticos y proyección de videos. También se leyó un poema del abogado, poeta y escritor Juan Luis Gallardo titulado ‘Criatura que nacerás’”.

“Los organizadores destacaron el carácter pacífico de la manifestación ciudadana. Sólo hubo consignas positivas en favor del matrimonio varón-mujer, banderas argentinas, y una leyenda común: ‘Salvemos a la familia’. El color naranja identificó a los manifestantes, en su mayoría familias con hijos, estudiantes y representantes de movimientos eclesiásticos”, agregó AICA.

Uno de los momentos culminantes fue el ingreso a la plaza de la bandera nacional de 200 metros traída especialmente desde Rosario, al grito de "¡Argentina, Argentina!"

Durante el acto se leyó una carta de adhesión del Arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, Cardenal Jorge Mario Bergoglio, y de los representantes de la Alianza Cristiana Evangélica de la Republica Argentina (ACIERA) y de la Federación Confraternidad Evangélica Pentecostal (FECEP).

Luego se leyó un manifiesto conjunto de la Iglesia Católica y las iglesias evangélicas en el cual se recuerda que “el matrimonio es una institución esencial para nuestra sociedad, que constituye la estructura básica sobre la que ésta se constituye”, y se subraya la “responsabilidad fundamental de nuestros representantes políticos de protegerla e impulsarla; preservarla legalmente tal como es, la unión entre una mujer yun hombre en orden a la ayuda mutua, a la procreación, a la realización y felicidad de los que lo componen, al goce de la vida en su plenitud y la educación de los hijos”.

Asimismo, los representantes cristianos reclaman “que el sentido común vuelva a estar en el debate sobre el matrimonio” y reafirman que “el llamar a las cosas por su nombre no es discriminar sino distinguir realidades diferentes”.

Reclaman asimismo “el derecho prioritario de las niñas y niños a tener mamá y papá” porque “la diferencia sexual de los progenitores no es una cuestión arbitraria de la ley” sino que “en ella se posa nada menos que la estructura psíquica de los chicos; la aceptación del padre, la separación de la madre y en consecuencia la posibilidad de entender al otro”.

En cuanto a la posibilidad de permitir a las parejas homosexuales la adopción de niños, el texto expresa: “Nos duelen los miles de chicos sin familia en nuestra Patria, por esos reclamamos que el Estado encare el verdadero problema de la adopción en la Argentina y que por lo tanto facilite y acelere responsablemente los procesos de adopción para que los miles de chicos abandonados y los miles de matrimonios quedesean darles una familia con amor no tengan que sufrir años de espera y calvario burocrático que los llevan a la desesperación”.

Por último, el manifiesto recuerda que los ciudadanos apoyarán con su voto a los políticos “que protejan el matrimonio entre varón y mujer y rechacen el proyecto de ley de matrimonio de personas del mismo sexo”, y no votarán a los que así lo hagan, o a “aquellos que no defiendan la vida humana o que hagan clientelismo con nuestros hermanos pobres”.