domingo, 26 de octubre de 2008

Mito y realidad de la atracción por el mismo sexo


Desde hace 25 años he estado siguiendo la pista a varios temas en las Guerras de la Cultura. Como para muchos de ustedes, mi preocupación principal era el aborto, y muy especialmente el efecto que el aborto tiene sobre las mujeres. Estaba convencida de que cuando los partidarios del aborto legal entendieran los terribles efectos, emocionales y físicos, del aborto para las mujeres, iban a darnos la razón, ya que se declaraban feministas, y pensé que ello significaba estar a favor de las mujeres. Pero cuando confonté a estas feministas sobre los efectos negativos del aborto, no estuvieron sorprendidas. Ellas eran conscientes de todos los problemas. Ellas se habían practicado abortos. Sus amigas se habían practicado abortos. A ellas no les importaba el sufrimiento de las mujeres. ¿Por qué? Debido a que para ellas el aborto era esencial para la liberación de la mujer.

Me di cuenta de que no era que ellas no entendieran el aborto, sino que yo no entendía a esas feministas.Así que me puse a estudiarlas y descubrí que no estaban a favor de las mujeres, que no estaban buscando formas de ayudar a las esposas y madres común y corrientes, y a mujeres en situaciones difíciles, como ellas decían. Las feministas que defendían el aborto eran un gran número de Marxistas radicales, con un plan para destruir el matrimonio, la maternidad, la paternidad y la familia.Para ellas, el gran enemigo era el patriarcado, el cual llegó a ser un insulto en toda clase de situaciones.Pero ¿qué quiere decir patriarcado?Hombres que imitan la Paternidad de Dios, quien es el Padre de quien deriva toda paternidad. El verdadero patriarcado requeriría que los hombres sacrificaran sus vidas para proteger y proveer para las mujeres y los niños. Ello me parecía como que el mundo estaba sufriendo de una falta de verdadero patriarcado.

Las feministas radicales estaban tan furiosas con los hombres que no podían darse cuenta de que la solidaridad entre hombres y mujeres, era la base de la felicidad y seguridad de las mujeres. Ellas querían eliminar las diferencias entre hombres y mujeres. Promovían una libertad sexual absoluta, particularmente la aceptación total del lesbianismo.Ahora bien, una de las mayores diferencias entre mujeres y hombres, es que si dos personas se unen sexualmente, solo una de ellas puede estar embarazada, y esa persona es siempre la mujer. Para las feministas radicales, la única forma para que las mujeres sean como hombres, para ser liberadas, era ser capaces de no estar embarazadas. El aborto era esencial para sus propósitos.

Podía ver la furia de estas mujeres, especialmente en las lesbianas. Al comienzo no me quería envolver en ese problema, pero con el correr de los años me di cuenta de que estaba aumentando el énfasis en el lesbianismo, y que el porcentaje de feministas radicales que eran lesbianas también crecía, mientras que las mujeres comunes y corrientes, las que querían encontrar remedios para las injusticias reales contra las mujeres, se retiraban del movimiento. Pero todavía seguía evitando el problema.

En 1995 fuí a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre las Mujeres, en Beijing, China, y me di cuenta de que la promoción de la homosexualidad estaba ganando terreno, y que el movimiento a favor de la familia, que se había concentrado en el aborto, no estaba preparado para oponerse en ese campo. Los que defendían la vida y la familia no sabían cómo responder al desafío de un movimiento homosexual militante.

Hay un adagio que siempre me ha guiado en mi trabajo:Si Dios dice que algo está mal, puedo escudriñar la literatura científica y probar que El tiene razón.No es que necesitara pruebas, pero que cuando el mundo no piensa en escuchar a Dios, a lo mejor puede encontrar convincente la evidencia científica.

De modo que empecé a coleccionar información sobre la homosexualidad. Como ustedes, había oído los argumentos de las activistas homosexuales.

1. La homosexualidad está genéticamente determinada. Nacieron así. Hay un gene de homosexualidad.

2. La orientación sexual no puede cambiarse.

3. La terapia no cambia la orientación sexual.

4. La homosexualidad no es un problema psicológico, no es una enfermedad.

5. Los homosexuales son psicológicamente tan normales como el público en<>Mito # 1.La homosexualidad es genética. Se nace así. Hay un gene "gay".

No existe evidencia científica para un "gene gay" o de que la atracción por el mismo sexo sea determinada genéticamente.Los estudios que pretenden haber descubierto tal gene, o nunca hicieron tal afirmación, o no han podido ser replicados.

Podría citar todos los estudios, pero basta con uno.Si la atracción por el mismo sexo fuera genética, entonces los mellizos idénticos tendrían la misma atracción sexual.Hay estudios que muestran que en un 80% de los casos de mellizos idénticos, si uno es homosexual, el otro no lo es.

Los activistas homosexuales ya no hacen esa afirmación por escrito. No hace falta.Han sembrado la idea, y la gente la ha aceptado.¿Por qué se mantiene el mito?Porque hay estudios que muestran que si la gente cree que la atracción homosexual es genética, entonces van a tener mayor probabilidad de favorecer la agenda de los activistas homosexuales.

Cuando uno lo piensa, creer que la atracción homosexual es genética es creer que las personas atraídas por el mismo sexo son genéticamente inferiores.Ser capaz de concebir un niño es un acto de amor y una de las cosas más importantes de un ser humano.Una pareja homosexual, se quieran lo que se quieran, nunca pueden llegar a ser una sola carne.No pueden engendrar un niño, que es el signo visible y la prueba de su unión.Su relación es inferior. Decir que han nacido así y que no pueden cambiar es asignarles una situación permanente de segunda clase, negarles la libertad de la persona humana, y decir que son menos que hombres o mujeres de verdad.Si bien nunca lo admitirían públicamente, mucha gente que acepta la teoría del "gene gay" lo hace porque en su corazón cree que la homosexualidad es algo inferior, y el mirarla como algo genético, les permite mirarla con compasión.A pesar de todo esto, los activistas homosexuales han estimulado el creer en el "gene gay" porque sabían que esto serviría su agenda política.

2)Mito No se puede cambiar.

Esto es mentira.Hay numerosos estudios e informes de cambio de orientación sexual. Cambiar es posible; sin embargo, el mito continúa diseminándose.

Por ejemplo, el Dr. Satcher, Surgeon General (cargo equivalente a Director de Salud) de los Estados Unidos, nombrado por el Presidente Clinton, ha publicado un trabajo: "Un llamado a promover salud sexual y conducta sexual responsable" ["Call to Action to Promote Sexual Health and Responsable Sexual Behavior"].Un artículo comentando este trabajo afirmó que el informe del Surgeon General: "había encontrado que no había evidencia de que una persona 'gay' podía llegar a ser heterosexual" [i]

Llamé al autor del artículo, un tal Paul Recer, y le hice ver que había citado el trabajo en forma equivocada, lo que había dicho era: "No hay evidencia científica válida que la orientación sexual pueda cambiarse"[ii]

Le hice ver que había un número de informes de terapeutas, de individuos y de consejeros, sobre los cambios.Según el artículo de Recer:"Satcher dijo que no estaba tomando partido en una discusión política, sino que presentaba lo que muestra la investigación científica"[iii].

Esta afirmación es engañosa, y Satcher, y los que mantienen este punto de vista, se escudan detrás de las palabras "científicamente válida".No hay estudios porque los que afirman que el cambio es imposible, no han hecho nunca un estudio. No han entrevistado a los clientes o a los terapeutas que dicen haber tenido éxito. Ahora, si uno no pregunta, nunca va a obtener la respuesta que uno no quiere. Hombres y mujeres que habían experimentado un cambio auténtico, han desafiado a los expertos para que los estudien, y uno de ellos, Robert Spitzer, fue lo suficientemente honesto como para escucharlos e investigar sus afirmaciones.Descubrió que la afirmación de haber cambiado era verosímil.

A mayor abundamiento, indiqué que la cita del informe del Surgeon General de un artículo de Douglas Haldeman "The Practice and Ethics of Conversión Therapy" [La práctica y ética de terapias de conversión], daba la impresión de que el artículo incluía evidencia que el cambio de la orientación sexual no ha sucedido nunca. No es cierto. Haldeman acepta que las personas pueden cambiar de conducta, y sugiere que algunos de los que dicen haberlo hecho, pueden haber sido bisexuales. Haldeman rechazó los trabajos de terapeutas, tales como Bieber y Nicolosi, no porque no refieran resultados exitosos, sino porque, según Haldeman, ellos creen que la homosexualidad es algo malo. "¿Por qué" escribe Haldeman, "hay que considerar a un padre desinteresado como una de las causas más importantes de la homosexualidad, a menos que hayamos hecho a priori la decisión de que la homosexualidad sea algo patológico"?[iv]

El periodista no estaba interesado en la evidencia.No quería

considerar los hechos.Creía el mito.

3)Mito La terapia no sirve.

Error.La terapia puede tener éxito y hay numerosos informes de terapeutas y de clientes, de haber cambiado, a veces en forma inesperada. Cuando encargaron a la psicoanalista Helen Siegle que tratara a 12 mujeres que se consideraban lesbianas, ella creía que el lesbianismo era tan normal para las mujeres como la heterosexualidad.Ella no "se embarcó en 'curar' a esas mujeres, o a desanimarlas de su estilo de vida" pero según la Dra.Siegle, a medida que se resolvieron los conflictos de sus pacientes, más de la mitad de las mujeres se volvieron heterosexuales"[v]. Era este un desenlace que ni ella ni sus clientes habían buscado ni anticipado.

­­­­­­­­­­­­­­­­­­Según Siegle sus esfuerzos no fueron apreciados por los grupos que le habían enviado miembros, y estaban tan furiosos que la acusaron de traición. Siegle escribió: "permitirme estar convencida de la idea que la homosexualidad era un estilo de vida normal me habría encastillado tanto a mi, como a mis pacientes, en un criterio rígido, que excluiría todo cambio"[vi]

He revisado la literatura sobre el tratamiento de la atracción a personas del mismo sexo, desde 1950. Se llama Cambio de Orientación Sexual, Revisión de la Literatura. Si le interesa, le puedo enviar una copia por correo electrónico.

La conclusión es que: casi todas las formas de terapia han funcionado, excepto el electro-shock. El psicoanálisis, la terapia de grupo, la terapia sexual, la 'terapia' del perdón, y aún la terapia de gritos ('scream therapy '). Alrededor del 30% de los clientes llegaron a ser heterosexuales. Esto requirió un tratamiento prolongado y sustancial.Nadie dice que sea fácil.Otro 30% se vio libre de la conducta y las fantasías como la adicción, y fueron capaces de vivir castamente, según su situación en la vida. Para los cristianos, estas son buenas noticias. Los demás no se beneficiaron; algunos de ellos porque sufren de otros problemas psicológicos serios tales como problemas de la personalidad, narcisismo, adicción sexual, abuso de drogas, o sencillamente porque no quieren descartar los aspectos que ellos encuentran agradables de la atracción homosexual.

Los oponentes de la terapia afirman que los que cambiaron noeran verdaderamente homosexuales, sino bisexuales.Pero si tal fuera el caso - si uno no sabe si es homosexual o bisexual, hasta después del tratamiento -- entonces todos los que tienen esa inclinación, debieran tratarse.

La mayor queja contra la terapia fue que da una imagen negativa sobre la homosexualidad, y hace sentirse mal a los homosexuales que no quieran cambiar. Lo que no se dice es que si el cambio es posible, entonces los homosexuales no son un grupo de minoría a los que se les niegan ciertos derechos, sino gente con problemas.

Favorecer la terapia, y los éxitos que ella pueda tener debilita su agenda política, y por eso, los activistas quieren que se prohíba la terapia.Y también quieren que se proteja la homosexualidad, al eliminar el tratamiento de niños que experimenten atracción hacia personas del mismo sexo.

4)Mito La atracción homosexual no es psicológicamente anormal.

Una anormalidad psicológica causa malestar, desventaja y capacidad disminuida. Se origina en un trauma y no es el resultado de un desarrollo positivo saludable.La atracción homosexual cumple con estas condiciones. Fue retirada del manual de anormalidades psicológicas en 1973, no por nueva evidencia o investigación, sino como consecuencia de amenazas por activistas militantes que iban a trastornar las reuniones de la organización responsable del manual.Esto no resolvió los problemas de las personas con atracción homosexual,solo que ahora todos sus problemas pueden ser atribuidos a opresión por la sociedad, y ser interiorizados.La mofobia, homofobia interiorizada es la de la persona que no quiere ser homosexual, y quiere cambiar. En lugar de decirles que el cambio es posible, le dicen que están enfermos porque quieren ser normales.

5) Mito las personas con atracción homosexual no tienen más problemas psicológicos que la población en general.

Los que defienden este mito afirman que los estudios que encontraron que tenían más problemas - y hay una cantidad de estudios de esa clase - no estaban bien diseñados.

Esta afirmación ha sido totalmente rechazada por tres estudios recientes, diseñados cuidadosamente, los cuales muestran que los homosexuales, como grupo, tienen significativamente más psicopatologías.

Herrell et al. [vii] "Sexual orientation and suicidality.A co-twin Control Study in Adult Men", encontró que la orientación sexual del mismo género se asocia significativamente con cada una de las medidas de tendencia al suicidio.

Los hombres con parejas del mismo sexo tuvieron un riesgo de intento suicida del 6.5 más probable que sus controles.

Fergusson et al.[viii] "Is Sexual Orientation Related to Mental Health Problems and Suicidality in Young People?", es un estudio de una cohorte desde el nacimiento hasta los 21 años de 1007 personas.Tuvieron amplio acceso a la historia de salud y encontraron que los gay, las lesbianas y los jóvenes bisexuales tenían mucho mayor riesgo de mayor depresión, ansiedad generalizada, anormalidades conductuales, abuso de drogas con o sin dependencia, anormalidades múltiples, ideas de suicidio e intentos de suicidio.

GLB*

Hetero

Ideas de suicidio67.9%29.0%

Intentos de suicidio32.1%7.1%

Problemas psiquiátricos entre los 14 y los 21 años

Depresión grave71.4%38.2%

Ansiedad generalizada28.5%12.5%

Anormalidad conductual32.1%11.0%

Dependencia nicotínica64.3%26.7%

Abuso/dependencia de drogas60.7%44.3%

Anormalidades múltiples78.6%38.2%

La afirmación de que estos problemas son causados por la actitud social negativa hacia la homosexualidad - homofobia - fue desacreditada por un estudio en 2001, por Sandfort et al.[ix], hecho en Holanda – reconocida desde hace tiempo por su tolerancia de la conducta sexual aberrante – que encontró que la prevalencia en la vida de uno o más problemas psicológicos entre hombres homosexuales es de 56.1% (contra un 41.4% entre los hombres que no tienen esa conducta). La tasa de dos o más problemas del código DSM III es 37.8% (contra 14.4%). Para las mujeres envueltas en conducta homosexual, la tasa para uno o más problemas DSMIII es 67.4% (contra 39.1%) y para dos o más problemas, 39.5% (contra 21.3%).

6)Mito El 10% de la población es homosexual.

Los estudios de Herrell, Fergusson y Sandfort también refutan la afirmación de que los homosexuales son un 10% de la población.El estudio de Fergusson, que incluía bisexuales junto con homosexuales, encontró un 2.8%. El estudio de Herrell, solo 2% de la muestra acusó relaciones homosexuales en la edad adulta.En el estudio de Sandfort, solo un 1% de las mujeres, y un 2.8% de los hombres eran homosexuales.

7)Mito Las parejas del mismo sexo son igual que las de hombre y mujer.Los niños criados por parejas homosexuales no tienen más problemas que los niños criados por su padre y su madre.


Las parejas homosexuales son significativamente distintas que las parejas de hombre y mujer.Entre las parejas de hombres, la fidelidad a los cinco años prácticamente no existe. No he encontrado en la literatura pro homosexual, que la fidelidad sexual se considere como algo deseable para parejas de hombres. La cuestión para las parejas de hombres fue: cómo ponerse de acuerdo sobre las reglas de sexualidad fuera de la relación. Y la violencia es mucho mayor entre las parejas del mismo sexo.

Los estudios hechos para demostrar que los niños criados por parejas del mismo sexo son psicológicamente tan normales como los niños criados por su padre y su madre biológicos, son tan distorsionados que no prueban nada, excepto que los partidarios de la adopción por homosexuales no son capaces de hacer una investigación honesta.

8)Mito La educación acerca de los condones sirve.

Contra lo que uno pueda haber oído, la educación sobre el uso de condones entre hombres que tienen relaciones con hombres, no ha reducido la epidemia de SIDA.Continúa disparada entre hombres jóvenes.Hubo una ligera disminución a fines de la década de 1980, no porque la educación sobre los condones tuviera éxito, sino porque la epidemia había alcanzado el punto de saturación. En 1985, un 72 % de los hombres que tenían relaciones con hombres, estaban infectados, la infección no tenía cómo extenderse. El número de casos nuevos tenía que reducirse. Este fenómeno se llama saturación de la epidemia. Pero cuando los investigadores estudian los nuevos casos de jóvenes que tienen relaciones con hombres - hombres que conocían el riesgo, que habían sido educados con respecto a los condones - encontraron que la tasa de infección se mantenía alta, y que había aumentado últimamente. Esto quiere decir que la epidemia va a continuar en esta población.

Varios epidemiólogos han estimado que un 50% de los hombres que tienen sexo con hombres, eventualmente van a llegar a ser positivos para VIH.

Y no es solo el VIH. Entre los hombres que tienen relaciones con hombres, la hepatitis es epidémica, como es el virus de papiloma, que causa cáncer, y un número de otras enfermedades de transmisión sexual. He reunido todo esto en un trabajo "One out of Two: AIDS and Sexually Transmitted Diseases Among Men who have Sex with Men" (Heartbeatnewsl@cox.net).

Podría seguir y seguir. Mentira tras mentira. La Asociación Médica Católica preparó un folleto sobre el tema que tiene referencias y citas da las afirmaciones y de la evidencia contra ellas (www.cathmed.org). El folleto se puede obtener en Español de Provida - Homosexualidad y Esperanza.(Lo encontrará en español en: http://www.vidahumana.org/vidafam/homosex/informe.html.)

Causas de la atracción a personas del mismo sexo.

La atracción homosexual es un problema del desarrollo psicológico, que se puede prevenir y tratar.

Cada persona tiene una historia única. Puede compararse a una pierna quebrada. Uno ve un niño con una pierna quebrada, pero mientras uno no pregunte, nunca sabe cómo se quebró. En cada caso la historia es diferente, pero con rasgos similares. Si un niño se quiebra una pierna, y los huesos son bien compuestos, no habrá más problema, pero si no se trata bien la fractura, el niño puede quedar lisiado de por vida.

Con respecto a la atracción hacia personas del mismo sexo, un traumatismo no es suficiente. Estos hombres y mujeres sufrieron una cantidad de experiencias negativas. Cada una los hizo más vulnerables para la siguiente.

Todo niño tiene ciertas necesidades para su desarrollo. La naturaleza permite cierta flexibilidad en la forma que se provean esas necesidades, pero se tienen que proveer. El niño tiene necesidades nutritivas. Para poder crecer, tiene que comer alimentos que contengan las vitaminas, minerales y otras cosas. Diferentes combinaciones de alimentos y distintas dietas pueden cubrir esas necesidades, pero si algún elemento esencial falta, o algún elemento venenoso se agrega, el desarrollo del niño se verá dañado.

Igualmente el niño tiene ciertas necesidades emocionales – la necesidad de sentirse querido, de unirse a la madre, y la necesidad de identificarse con el padre del mismo sexo, la necesidad de sentirse seguro y protegido. Si estas necesidades no se llenan en forma adecuada, por la razón que sea, el niño crece con un vacío en su interior. Las necesidades no desaparecen - el niño siempre trata de satisfacer esas necesidades, por lo general en forma equivocada.

Un niño que no encuentre satisfecha su necesidad de un padre con quien poder identificarse, con él o con otros hombres, va a pasar de la niñez a la adolescencia y a la vida adulta tratando de satisfacer esa necesidad - y puede confundir su necesidad de apoyo masculino, su identidad masculina, su amor de hombre, con sus impulsos sexuales.

Una muchacha que no haya recibido de su madre lo que necesitaba en un momento crítico, puede encontrarse estimulada por una mujer maternal, y puede interpretar esa profunda necesidad maternal como un impulso sexual.

Los niños cuyas necesidades no se satisfacen, presentan a menudo síntomas que son obvios para todo el mundo. El niño que no se identifica con su padre, se identifica con su madre, y desarrolla amaneramientos afeminados. Esto es signo de que hay algo que anda mal. Desgraciadamente, cuando los padres, preocupados, hablan de esto al médico, les contestan - oh, no hay de qué preocuparse. Ya se le pasará. ¿Iría el doctor a ignorar con la misma facilidad, los síntomas de carencia vitamínica? Al 75% de los niños con esas tendencias no "se les pasa". Sufren con las pullas y la soledad, tienen más probabilidades de ser víctimas de abuso sexual, y eventualmente desarrollan una atracción homosexual. Dado que un 50% de los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, van a contraer el VIH u otra enfermedad de transmisión sexual grave, una intervención inmediata, cuando se observan los síntomas por primera vez, está totalmente justificada. Esa intervención no solo puede prevenir la conducta homosexual en la adolescencia, sino que también reduce el sufrimiento de los niños por las pullas, la soledad y el rechazo.

No hay una sola causa, pero cuando las historias individuales se examinan, los factores causales son con frecuencia obvios.

Esto no es para echarle la culpa a los padres. A menudo los padres hacen lo que pueden. Por ejemplo, en un caso de mellizos idénticos, uno de ellos se enfermó y tuvo que ser admitido en un hospital lejano, acompañado por su madre, mientras el padre cuidaba del otro. El mellizo con la madre desarrolló atracción homosexual y el otro, no. En algunos casos, uno de los padres está ausente durante un período crítico del desarrollo.

Sin embargo, a veces hay problemas psicológicos serios, que uno de los padres, o los dos, rehúsan considerar. Por ejemplo, una amiga estaba cuidando a un hijo de su hermana, y estaba preocupada por la conducta afeminada del niño. Su madre le compraba muñecas, y lo vestía de color rosado, mientras que la tía le sugería actividades más masculinas. Le di un libro sobre Problemas de identificación de Género (Gender Identification Disorder) por Zucker y Bradley, y vio que el niño necesitaba tratamiento. Le dio el libro a su hermano, que lo conversó con su mujer. La esposa no solo rehusó cesar de desalentar el carácter masculino del niño y estimular solo sus intereses femeninos, sino que no permitió que la tía continuara cuidando al niño, y se divorció de su marido. El afeminamiento era tan marcado que los que lo vieran podrían pensar que era algo biológico. La madre aseguraba que era el modo de ser del niño, pero la tía sabía la verdad : había visto cómo la madre desanimaba cualquier elemento masculino en su hijo. La hermana de la madre había tratado a un hijo de manera similar, y el niño era también sumamente afeminado y tenía problemas tan graves que hubo que sacarlo de la escuela pública. La madre de estas mujeres se había divorciado de su marido, impidió que sus hijas tuvieran contacto con su padre, y estaba constantemente criticando a los hombres y a lo masculino.

Muchos padres rehúsan conseguir ayuda, o seguir los consejos del terapeuta. Por otra parte, cuando los padres están dispuestos a trabajar con el terapeuta, el cambio puede parecer milagroso. George Rekers informa de un niño cuyas maneras femeninas eran tan pronunciadas que algunas personas que vieron una película de su conducta pensaron que tenía que tratarse de un problema biológico. Y cuando se les mostró una película del niño después del tratamiento, no se dieron cuenta que era el mismo niño, porque parecía normal.

Muchos, pero no todos los adultos con atracción homosexual sufrieron de problemas de identidad de género cuando niños. Los niños eran afeminados, y las niñas, marimachos. En muchos casos se vestían con ropa del otro sexo - elegían ropas típicas del sexo opuesto, o jugaban con juguetes del sexo opuesto.

Y ¿qué podemos decir de hombres con atracción homosexual que no fueron afeminados de niños? Un estudio comparó a esos hombres con otros no homosexuales, y encontró diferencias notables. Todos los hombres con inclinación homosexual que no habían sido afeminados, dijeron que cuando niños habían tenido "terror persistente de pelear, temor, casi una reacción de pánico era lo que más les importaba. Y esto llevaba a muy mala idea de sí mismos y a ser solitarios", y a "tener muchas ganas de tener una amistad estrecha con los otros niños". Ninguno de los adultos homosexuales había tenido ninguna experiencia de haber peleado o de haber jugado juegos violentos cuando chicos.

Otros estudios encontraron que los hombres homosexuales podían ser identificados como tales en base a cuestionarios que preguntaban por su interés en los deportes, en la infancia.

¿Por qué pasa esto? La teoría es que el niñito normal tiene una relación saludable con su padre. El padre lo tira al aire. Al comienzo, el niño puede demostrar sorpresa, pero pronto se acostumbra y le gusta. De esto, el niño aprende a gozar de esa sensación y a confiar en su padre. La madre puede tener miedo "¡ten cuidado!". Pero el papá la ignora. El niño aprende que la madre tiene una situación especial, pero el niño es parte del mundo del papá.

Este tipo de interacción se encuentra muy raras veces o nunca en hombres con atracción homosexual. Ya sea que el padre no está, o la mamá interviene. El niño encuentra bloqueada su incorporación al mundo de los niños hombres. Encuentra los juegos violentos de sus compañeros como algo aterrador, y sin embargo le gustaría participar. Tiene miedo de que lo hieran, y por consiguiente evita esas situaciones donde pueda resultar herido. Y tiene una imagen negativa de sí mismo, de su cuerpo.

Si el papá no se relaciona con su hijo en forma positiva, o si la mamá interviene, si sus temores de que el niño pueda sufrir predominan, el niño nunca adquiere esta experiencia crucial. De modo que tirarlo al aire con cuidado es crucial. Si no sucede, por ejemplo, si el niño es enfermizo, otras formas de actuar positivas, de padre a hijo, pueden reemplazar las más violentas. Mucha gente pregunta qué pasa con los niños sin padre. La ausencia del padre es un factor, pero la ausencia de padre es más probable que lleve a ser excesivamente masculino. El niño toma como modelo las imágenes de hombres que ve en la prensa. Es el padre que aunque esté allí, no lo está para su hijo. O la madre cuyos temores, especialmente el temor a lo masculino, impide que el niño desarrolle una identidad masculina fuerte.

Zucker y Bradley encontraron que entre las niñas que trataron con problemas de identidad del género, cada una de las madres había estado deprimida durante los años críticos de la infancia - de modo que no eran un buen modelo para la identificación femenina. Las madres pueden haberse recuperado más tarde, pero las niñas no pudieron desarrollar su identidad femenina.

Pero tengo que repetir una y otra vez que cada individuo tiene su propia historia.

La prevención es posible; cuando los síntomas de problemas de identidad del género son evidentes, el tratamiento debiera empezar de inmediato. Zucker y Bradley creen que no hay razón para no tratar, aún si la finalidad fuera otra que prevenir la inclinación homosexual, porque los niños con ese problema sufren de ansiedad, soledad y temores, y porque mientras más pronto se comience, mejor es el pronóstico.

Una colección de la investigación sobre este tema aparece en mi artículo "Childhood Experiences of Men with Same sex Attraction" (heartbeatnewl@cox.net - Experiencias de la niñez de hombres con atracción homosexual).

Además de problemas en la infancia, es más probable que las personas con atracción homosexual hayan sido víctimas de abuso sexual en la niñez – a menudo abusos múltiples. Este abuso puede explicar muchas de las patologías que se observan en personas con atracción homosexual. Sabemos que historias de abuso sexual en la niñez se asocian con ideas de suicidio, abuso de drogas, prostitución, violencia, adicción sexual, y la incapacidad de reconocer lo que sea sexualmente aceptable. Un pequeño porcentaje de los abusados, a su vez van a abusar niños, porque la mayoría de los que abusan niños, han sido abusados a su vez.

¿Por qué estos niños y no otros? Son muchos los niños que tienen padres descuidados, muchas las madres que se deprimen, muchos los matrimonios que tienen problemas, y trágicamente, son muchos los niños abusados sexualmente, y a pesar de todo, el número de personas con atracción homosexual se mantiene pequeño, no más de un 2%.

Las experiencias negativas abren la puerta, pero la reacción del niño es crítica. Algunos niños son más sensibles a las emociones de sus madres, al rechazo de sus padres, a la ansiedad. Tienen mayores necesidades, y si esas necesidades no se satisfacen, pueden caer en hábitos equivocados.

Los niños se sienten rechazados, aislados, rabiosos. Esto lleva al resentimiento y la amargura, que los encierra en sentimientos negativos. Tienen envidia de aquellos que tienen lo que ellos creen que le falta. Caen en una actitud de auto compasión, "pobrecito yo". Su sensibilidad se transforma en ansiedad crónica al concentrarse en las cosas que temen. Solitarios, se consuelan de varias maneras, y con la idea de que son mejores que los otros niños.

Estas ideas negativas abren la puerta a las tentaciones de actividades homosexuales, y el terapeuta puede verlas como una salida.

Cómo se trata:

No perdonar

Envidia

Auto compasión

Conducta acomodaticia

Temor

Orgullo

El niño puede adoptar esta costumbre de protección antes de alcanzar la edad de razón, aún antes de poder recordar. Puede sentir honestamente que nacio así. Todo lo que puede recordar es que se sentía diferente, solitario, rechazado. Pero si nada se hace para remediar la situación, se puede ver prisionero de esos hábitos, encerrado en formas infantiles de pensar. Al ir creciendo puede cambiar la auto compasión por vestirse con ropa del sexo opuesto, masturbación y fantasías o actividades sexuales. Crece física e intelectualmente, pero su desarrollo psíquico y sexual queda detenido.

Algunos terapeutas creen que es esencial para esos hombres y mujeres lograr que se satisfagan sus necesidades legítimas de parte del padre o de la madre. Esos terapeutas están convencidos de que tales son necesidades esenciales, no pueden ser negadas. Una vez que las necesidades se satisfacen en forma apropiada, a través de una relación con un terapeuta paternal o maternal, o con una relación espiritual con Dios como padre, la persona puede entonces empezar a madurar.

Esta maduración requiere desarrollar hábitos saludables.

Los que se encuentran aprisionados por el resentimiento y la amargura tienen que aprender a reconocer su rabia y perdonar. El Dr. Richard Fitzgibbons, que es de avanzada en el estudio del perdón, ha encontrado que la terapia del perdón ayuda mucho en el tratamiento de pacientes con atracción homosexual.

La envidia puede ser superada si uno aprende a confiar en su Padre Dios, que tiene un plan para cada persona. Un folleto "Homosexuality: Laying the axe to the Roots" [Homosexualidad, con un hacha en la raíz], por Ed Hurst[x], un hombre que se recuperó de la homosexualidad, explica cómo los hábitos negativos, en especial la envidia, se encuentran en la raíz de la atracción del mismo sexo.

El Dr. Gerard Van den Aardweg, psiquiatra holandés, trata a sus pacientes con auto compasión excesiva, con humor, ayudándoles a reírse de sí mismos. Los niños pueden aprender a evitar la tentación de compadecerse, estimulándolos a ser valientes.

El amor perfecto elimina el temor. La mayoría de los niños y adultos con atracción por el mismo sexo necesitan sentir que su papá y su mamá los quieren. Cuando esto no es posible, un sustituto del padre o un sustituto de la madre - en algunos casos el terapeuta - proporciona lo que hace falta. Eventualmente la persona termina por descubrir el amor de Dios. Si quieren comprender por qué una relación del mismo sexo no puede proporcionar la clase de amor que estas personas necesitan, les ruego que lean “Amor y Responsabilidad”, libro que escribió Juan Pablo II en 1960. Explica que nunca podemos usar a una persona como objeto, y que solo un matrimonio fiel, exclusivo y permanente, abierto a la vida, puede prestarse para relaciones sexuales sin usar a la otra persona como una cosa. La relación sexual homosexual puede parecer de amor, pero cuando uno explora lo que está pasando en la realidad - leyendo lo que escriben las personas envueltas - uno ve que se están usando el uno al otro como objetos.

Mientras más entendemos la historia de las personas con atracción por el mismo sexo, tanta mayor compasión debiéramos sentir. Ellos no eligieron ese problema. La prevención, una intervención temprana, protección deL abuso sexual y su tratamiento no han recibido prioridad de parte de la sociedad. En vez de eso, la gente ha mirado al problema – visto el sufrimiento y han dicho "Pero si nacieron así".

Comprender cómo se genera la atracción por el mismo sexo, el sufrimiento de los que la experimentan y cómo se han encontrado envueltos en un hábito de resentimiento, de envidia, auto compasión, auto consuelo, ansiedad y orgullo, debieran despertar nuestros sentimientos de compasión. Después de todo, ¿quién de nosotros no tiene tentaciones en estas materias? ¿Quién de nosotros puede decir que nunca hemos aceptado resentimientos, envidias, auto compasión, auto consuelo, ansiedad u orgullo? ¿Quién de nosotros puede arrojar la primera piedra?

Esto no es excusa. La conducta está siempre en contra del bien de la persona, siempre en contra de la ley inmutable de Dios, pero los que experimentan la tentación no son seres de otro mundo, no son otra especie.

Son nuestros hermanos y nuestras hermanas, personas a las que Dios ama y que han sufrido. Los niños pueden caerse de la bicicleta, pero raras veces se quiebran algún hueso, y más raro aun es que las fracturas no sean bien tratadas. ¿Debiéramos entonces nosotros, los afortunados, decir a los que sufren que es culpa de ellos? ¿U ofrecerles tratar la lesión? Por supuesto, arreglar un hueso que fue mal curado años atrás es mucho más difícil y más doloroso.No es fácil decirle a alguien: "tu pierna quebrada no fue bien tratada, y ahora es necesario quebrarla de nuevo". Y a veces, a pesar del mejor tratamiento, es posible que el problema no se solucione. Podemos tener confianza en que, con la ayuda de Dios y el amor del prójimo, todos podamos vivir la vocación a la castidad, de acuerdo a la situación en la vida.

¿Qué debemos hacer?

En 1963, Daniel Brown presentó un trabajo sobre homosexualidad y dinámica familiar.Revisó la evidencia disponible en esa época – evidencia que nunca ha sido contradicha - y concluyó que los padres y los profesores debieran ser educados sobre "la influencia decisiva de la familia en determinar el curso y el resultado del desarrollo psicológico y sexual del niño.”

Según Brown"Pareciera que no hay ninguna justificación para esperar 25 o 50 años más antes de proporcionar esta información a aquellos que tratan con niños".

Eso fue en 1963. Se ignoraron las palabras de Brown. La investigación también se ignoró. ¿Qué sucedió? A los niños que podrían haberse beneficiado con una intervención, se les dejó que sufrieran. Cuando sus padres mostraron su preocupación, se les dijo que no se preocuparan, que "ya se les pasaría". Pero un 75% de los niños con Problemas de Identificación de Género, que podrían haberse tratado, no se mejoraron. Se envolvieron en actividad homosexual en la adolescencia, o como adultos jóvenes a fines de los años 70 y 80. ¿Y qué les sucedió a los hombres que tuvieron relaciones con hombres en esa época?Un 50% se hicieron positivos para VIH. Miles murieron antes de que hubiera tratamiento.

¿Qué debemos hacer? Lo que debiéramos haber hecho hace treinta años. Entender las causas de la atracción homosexual,desarrollar la prevención y el tratamiento, y rezar por los que la sufren. ¿Cuántos de ustedes han rezado por personas con atracción homosexual? ¿Cuántos de ustedes han conversado sobre el mensaje del evangelio con un amigo o pariente que sufre por esta condición?

He encontrado que son muchos los que tienen muy poca fe, y no creen que Dios pueda llamar a todo el mundo a vivir una vida de castidad, y que El puede proporcionar las gracias necesarias a cada persona. Los que están luchando con este problema necesitan nuestras oraciones. Muchos querían que se los ayudara, pero cuando no consiguieron ayuda, perdieron la esperanza y sucumbieron a sus tentaciones.

Dos historias. Un hombre había vivido como homosexual por 20 años, y su compañero estaba muriéndose. Habían estado envueltos en religiones orientales, y el hombre estaba cantando, cuando sin pensarlo, de repente empezó a decir una oración que había aprendido de niño - el Memorare [Acordaos], pero no podía recordarlo entero. Al salir del hospital pensó que su amigo era católico, y se estaba muriendo, y necesitaba hablar con un sacerdote. Fue y consiguió un sacerdote, y el moribundo se reconcilió con Dios, y el otro volvió a la fe y ahora va a misa diaria y está viviendo una vida pura y santa - y todo por la mitad de una oración.

Otra amiga había estado en una relación lesbiana por 16 años. Con su pareja fue a una iglesia donde se animaba a todo el mundo a consagrar la vida a Cristo. Ella y su pareja explicaron que ellas eran lesbianas. Los líderes les dijeron que no importaba, pero tan pronto como su amiga había consagrado su vida a Jesús, éste le hizo ver, por el Espíritu Santo, que importaba.No pudo continuar teniendo relaciones con su amiga, y esta exigió que se fuera de la casa. No sabía qué hacer. Volvió a su fe católica, y cada día se sentaba a rezar al Santísimo Sacramento por unas dos horas, pidiendo ayuda. Fue a una reunión de oración y Dios le hizo ver claro, lo cual la sanó. La conocí al poco tiempo de haberse visto libre. Se veía como un muchacho gordo, pero en su interior había una gran diferencia. La volví a ver un año más tarde, y no la reconocí, se había transformado en una mujer delicada y dulce.

¿Tenemos suficiente fe para creer que Dios puede obrar milagros? ¿Hemos pedido milagros o hemos hecho como el sacerdote y el Levita en el camino de Jericó, que vieron al hombre que había sido atacado por ladrones, y pasaron de largo?

Tenemos que confesar nuestros fracasos.Tenemos que responder a su ira con amor. Tenemos que decir la verdad.



Conferencia de Dale O’Leary